IMG_20170302_125744-720x430-1
0 comments 1188 views

Pablo Gallardo, de Segunda B a campeón de la Superliga India

El fútbol no ha vivido al margen del éxodo de talento que ha provocado la crisis en España. Pablo Gallardo es uno de esos futbolistas que un día decidió cambiar la incertidumbre económica de la Segunda B por la posibilidad de un futuro mejor en la otra parte del mundo. En 2014 hizo las maletas y se plantó en la India para jugar en el Goa. Después de otras dos experiencias ‘exóticas’  y un título de campeón de la Superliga India, su balance a Digital Football Community es claro: “A todos los compañeros que me preguntan se lo recomiendo. Es una experiencia vital increíble, conoces otro fútbol y otra cultura y económicamente es otro mundo”.

Formado en el Sevilla, donde compartió equipo con Javi Varas o Perotti, Gallardo (Sevilla 1986) terminó en Segunda B después de disputar 76 partidos en Segunda con el filial sevillista y el Recreativo de Huelva. Una inoportuna lesión le dejó una temporada en blanco en el Alavés. En Badalona se volvió a sentir futbolista, pasó por el Burgos y al final del curso 2014 tomó una decisión que cambiaría su vida: fichar por el Sporting de Goa. “Todo surgió a través de contactos entre representantes y vídeos que vieron sobre mi”.

Mucho físico y poca táctica

El fútbol que Gallardo ha vivido en India y Hong Kong poco tiene que ver con la escuela española. “Es muy físico y la táctica está en segundo plano. No tienen los fundamentos que aquí se aprenden en alevines y lo suplen todo con fuerza”, explica. Hay dos situaciones que ilustran a la perfección el fútbol indio. “Un entrenador español que tuve allí me decía que había que explicar a profesionales el ABC del fútbol. En la India los partidos se pueden romper pronto. No es raro que en el minuto 25, con empate a cero, se vean contras que en Europa no hay hasta el minuto ochenta”.

Sueldos de Primera en la India

Carlos Tévez tiene un salario anual de 38 millones de euros netos. Oscar percibirá 24 y Hulk 20 en la Superliga China. Son la punta del iceberg de unos mercados con un músculo económico muy por encima de su nivel futbolístico actual. “No se puede comparar con lo que se paga en España. En la Superliga India hay contratos de Primera División española por tres meses de campeonato. En la Primera India o en Hong Kong se gana como en un Segunda”, ilustra Gallardo, que acaba de fichar por el Palencia de la Segunda B procedente del Atlético de Kolkata de la Superliga, equipo entrenado por Molina, exportero del Atlético de Madrid y la selección española y que se acaba de proclamar campeón.

La Superliga India, donde han jugado estrellas como Forlán, Helder Postiga, Del Piero, Pires, Capdevilla o Luis García fue promovida por los actores de Bollywood en 2014 para dinamizar la industria del fútbol en el país.

“El jugador y entrenador español están muy valorados”

Los países asiáticos donde el fútbol empieza a despertar como producto son mercados con tanto potencial como inconvenientes estructurales. China e India superan los 1.000 millones de habitantes. Indonesia (250) es el cuarto país más poblado del planeta. “Y les encanta el fútbol”, recuerda Gallardo. “En Kochi hay 55.000 personas en el estadio una hora y media antes de empezar el partido”.

Los problemas tienen que ver con el nivel de los jugadores. La defectuosa estructura del fútbol base indio y su desactualizada metodología permite llegar a Primera jugadores que en España tendrían problemas para llegar a Tercera. “Más allá de jugadores, cada vez están fichando más entrenadores y técnicos españoles y europeos para las academias”. Además de subir el nivel, el jugador importado es también un divulgador de la cultura del fútbol. “A parte de la calidad, te piden que ayudes al equipo a manejar el tiempo de un partido y les enseñes esa parte del juego. Cosas como el ritmo y la colocación te ayudan a marcar diferencias en esas ligas”.

Oportunidades para jugadores y entrenadores

Gallardo no tiene dudas en recomendar salir a todos los colegas de profesión que le preguntan. “Te valoran muchísimo en esos países y la verdad es que hay una demanda de profesionales españoles. Y se paga muy bien”.

Experiencia vital increíble

Además de impulsar su carrera, Gallardo, que en cada aventura cuenta con el imprescindible apoyo de su novia Tamara, también ha crecido como persona tras su paso por Hong Kong y especialmente la India. “Es un país muy pobre y te enseñan a ver la vida de otra manera. No hay clase media y hay mucha gente que verdaderamente no tiene nada. Allí no existe el materialismo. No le dan ninguna importancia al dinero porque no lo tienen. Son felices con muy poco y eso te enseña a apreciar más las pequeñas cosas“.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *